Todas Las Mentiras Del Apra

Cuatro mastines del APRA, estuvieron en Uruguay para denostar la imagen del Perú. Dijeron que aquí hay un copamiento de poderes en el Ejecutivo; que existe una persecución política donde no saben quién es el persecutor, pero que se realiza a través del Poder Judicial. Dijeron que no hay Estado de Derecho. Mauricio Mulder adelantó que si Uruguay deniega el asilo, este país no puede “devolver el paquete” al país de origen. Si estuviéramos jugando al “ Valor de la Verdad” todo lo dicho sería completamente… ¡FALSO!

 

Considero que estos cuatro innombrables, son unos traidores a su país y a su propio partido. El culto a la figura de Alan García les ha quitado toda objetividad y han preferido al cobarde ése, al buen nombre del Perú, poniendo en duda su institucionalidad. Hablar del APRA, es sinónimo de fanatismo. Enajenación, distorsión y barra brava son sus signos distintivos Es francamente increíble que digan que aquí no hay democracia. Yo me pregunto… si no la hay… ¡que cierren el Congreso entonces de una buena vez! Cuando la renuncia de PPK, qué bien defendía Mulder la legítima utilización de las herramientas constitucionales para pedir previamente la vacancia. Son unos caraduras y unos sinvergüenzas, pero además unos mentirosos. TODO lo que se ha dicho en Uruguay es falso, y no me voy a detener en la fantasiosa versión sobre la inexistencia de Estado de Derecho en el Perú, pero sí voy a desnudar la gran mentira que han vertido, sobre el derecho de asilo.

 

El artículo 3 de la Convención de Caracas de 1954 de la cual forman parte Perú y Uruguay, dice a la letra: No es lícito conceder asilo a personas que al tiempo de solicitarlo se encuentren inculpadas o procesadas en forma ante tribunales ordinarios competentes y por delitos comunes, o estén condenadas por tales delitos y por dichos tribunales, sin haber cumplido las penas respectivas, ni a los desertores de fuerzas de tierra, mar y aire, salvo que los hechos que motivan la solicitud de asilo, cualquiera que sea el caso, revistan claramente carácter político ( subrayo la parte aplicable a este caso).

 

Pongámonos en contexto: este es un tratado internacional, es decir, los términos en ellos establecidos, se remiten a la convencionalidad internacional. El Apra aduce que como Alan Garcia no es inculpado ni procesado aún, este artículo no le es aplicable. Resulta que en el Perú como en muchas legislaciones se ha excluido el término inculpado, por considerarlo peyorativo y; la doctrina española lo define como un concepto de carácter genérico … significación de amplio espectro que comprende al presunto culpable de un delito en cualquier fase del proceso penal (*)

 

El artículo 71 del Nuevo Código Procesal Penal habla del imputado y dice, que éste puede hacer valer sus derechos … desde el inicio de las primeras diligencias de investigación hasta la culminación del proceso. Alan García tiene una investigación fiscal, por lo tanto es un imputado, y por ende un inculpado porque está en esa fase de investigación penal. Es FALSO entonces, que este señor no sea un inculpado.

 

Finalmente el segundo párrafo del artículo 3 de la Convención de Asilo de Caracas establece: Las personas ( inculpadas, procesadas) que de hecho penetraren en un lugar adecuado para servir de asilo deberán ser invitadas a retirarse o, según el caso, entregadas al gobierno local…Alan García no ingresó a la embajada de Uruguay, sino a la casa del embajador y un sábado por la noche. No presentó formalmente su solicitud de asilo. Se metió a la casa del embajador quien mucho tiene que aclarar…casi subrepticiamente. Fue la incursión de hecho (ausente de formalidad) de un inculpado por delitos comunes. En consecuencia Uruguay, si honra su reputación de país culto y digno , deberá negar el asilo pero no solo eso, sino devolver al inculpado al Perú para que sea justamente investigado.

 

Lo contrario, constituiría una grave desnaturalización de la figura del asilo político, y se convertiría en uno de los precedentes de impunidad más graves en la historia de Uruguay. No solo es negar el asilo, sino poner en las manos de la justicia peruana, al fugitivo García.

 

  Lourdes Calderón

Abogada y Entrometida

 

(*)http://guiasjuridicas.wolterskluwer.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbF1jTAAAUMjS2NTtbLUouLM_DxbIwMDCwNzAwuQQGZapUt-ckhlQaptWmJOcSoAo5hk2zUAAAA=WKE