El Guardián Tuerto

Durante varios meses, señor Blume, usted ha venido emitiendo públicas opiniones sobre la validez de la prisión preventiva , de la cuestión de confianza y otras materias respecto de las que, en su calidad de presidente del TC, debió guardar silencio. En última conferencia ha salido a defender sus fueros, exigiendo respeto por la independencia del colegiado, rechazando cualquier sospecha de parcialidad y erigiéndose como guardián de la Constitución. La ha enarbolado, diciendo que todos sin excepción, debemos acatarla y que los fallos del TC no son políticos. Eso...no es cierto. Irremediablemente, los fallos del TC son políticos. La Constitución es la manifestación normativa de un acuerdo social basado en principios y valores, que buscan proteger y procurar el bien común. Lo social y político son indesligables . Por tanto, la Constitución tiene que ser leída con los anteojos multifocales del Derecho y la realidad.

Así como opinó sobre lo que no debía, puede decirme Señor Blume... ¿qué le parece el grosero y constante pisoteo que el Congreso le ha propinado a la Constitución? ¿Encuentra usted otra institución que la haya infringido más? ¿No le parece que Rosa Bartra y compañía han incumplido su deber constitucional de control político al excluir a Keiko Fujimori y Alan García de los resultados de la Comisión Lava Jato? ¿Cómo califica que la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales haya blindado tres veces a Pedro Chávarry luego que todo el Perú fue testigo de cómo violaba una oficina lacrada por la institución que representaba? ¿Qué clase de guardián es usted? ¿Ciego o tuerto? Parece que solo vigila con un ojo porque con el otro, no ha visto cómo , el objeto de su amparo ha sido trapeador de inmunidades, maquillaje de cuestiones de confianza, tranquera de Premieres, y herramienta de impunidad. ¿Le parece constitucional la suspensión del Presidente Vizcarra y la juramentación de la veleta Aráoz por el pelele de Olaechea? ¿Sabe usted lo que pasará si la señora K sale libre? Se postulará y gracias a los carneros y mafiosos que forman parte de su organización criminal ganará algún escaño en el próximo Congreso, inmunidad incluida. ¿Sabe usted la inestabilidad y desconfianza que nos produce que el proyecto de admisibilidad de la acción competencial se haya redactado antes de que su pleno escoja al ponente? ¿Está tan absorto, que no se da cuenta que la Constitución ha sido la plastilina del Congreso? Si el TC le da la espalda a la voluntad popular ¿me puede decir qué acción constitucional nos protegerá de la resurrección de un parlamento mentiroso, manipulador y fraudulento? Usted, señor Blume es titular del poder constituyente ... sí, pero que nosotros le hemos encargado.

La Constitución está hecha para protegernos y hoy, nos enfrentamos a una mafia que a través de instituciones enfermas, quiere sobrevivir. ¿El Tribunal va a ser el vehículo de su perennización? Si Sus Señorías resuelven que una votación cuya continuidad fue sometida a una atropellada cuestión de confianza, no implica que ha sido rehusada…¡estamos perdidos! Los principios y valores de nuestra Constitución habrían sido trastocados y; su dignísimo Tribunal, fungido de tonto útil o lo que es peor, de cómplice de la más grande traición a una nación que quiere librarse de la roña con la que la ha infectado su clase política. Si la Constitución no puede por sí , resolver la crisis de corrupción que vivimos, es deber interpretarla a la luz de los hechos y así, preservar el bienestar común y la paz social que hace tiempo, hemos perdido.

Recuerde señor Blume que si en su calidad de presidente del TC , no cumple con este deber, el pueblo ,al que lejos de representar habrá ignorado, no tardará en reclamar ese poder del que usted y sus pares, son simples pero responsables mandatarios.

 

   Lourdes Calderón

Abogada y Entrometida