Más Vale Congreso Nuevo Que Senado Con Reelección

 ¿Después del circo de la semana pasada quieren los señores congresistas convencernos de que debemos apoyar la bicameralidad camuflaje de su reelección? ¡Cuántos hubiéramos deseado que una cámara alta, sesuda, reflexiva y coherente hubiera puesto el parche a tanta estupidez como la Ley del Día de la Aceituna o la Ley Mulder! ¡No hay forma! Milagros Salazar y Karina Beteta cual callejoneras gritaban como si estuvieran en su chacra en el pleno que revisaba el informe final de la Comisión Lava Jato. La misia Chihuán dirigió pésimamente la sesión, llevándola al extremo de suspender al congresista Dammert por negarse a retirar las supuestas palabras ofensivas contra el Apra, al leer un informe donde se decía que este partido tenía cuentas en Andorra. Salaverry al día siguiente corrigió lo que hubiera sido una injusticia. Es decir, el fujimorismo está perdido en el espacio, sin brújula y el Apra ...le sigue los pasos.

 

¡Todo un show el del Apra! Del Castillo ofendidísimo salió a decir que era un insulto que lo vincularan a un paraíso fiscal. Mulder amenazó a Salaverry con llevar a la Junta Directiva una reconsideración por la anulación de la sanción a Dammert. Mientras tanto, Chávarry sigue haciendo de las suyas, y en la otra orilla, José Domingo Pérez y Richard Concepción tratan de hacer justicia. La verdad que yo no entiendo nada. Los periodistas más connotados, los opinólogos más consultados, gente como Flórez Aráoz o Lourdes Flores Nano critican a Vizcarra porque antes de hacer populismo, debiera hacer prevalecer los beneficios de un Senado. O están en otra, o simplemente ya no deben hacer lectura política. ¿Que la bicameralidad es buena? No hay duda, pero ¿quién la boicoteó? ¡El propio Congreso! El Apra se resiste a morir, Vitocho es un pobre diablo, Mulder no sabe otra cosa que ladrar en los plenos, y el fujimorismo se escuda en esta gente para que, tal cual lo dijo Aramayo en La Botica , no queden ellos “solos” como los promotores de tanta trampa, como la de contrabandear la cuestión de confianza en la propuesta de bicameralidad. ¡Les importamos un carajo ¡Traman, dando la espalda a la gente que deben representar, sin darse cuenta que las redes sociales, los medios independientes, los grupales, las caricaturas y los memes, se han convertido en sus peores jueces. El pueblo ya no está desinformado, ya no se le puede vender gato por liebre, el pueblo ya no los quiere, pero a éstos, les importa un comino. Perder el poder los tiene enfermos, porque un quinquenio sin Mulder, Del Castillo, Velázquez Quesquén, Vitocho o un Becerril (Dios nos libre) es la muerte del Apra, y probablemente de Acción y Fuerza Popular.

 

Se matan diciendo que estadísticamente la reelección de congresistas es casi nula en la práctica, para así sostener la incoherencia de la no reelección. Me pregunto entonces... ¿cómo hicieron los "casi todos" nuevos e inexpertos? Si la renovación era la regla, no debe ser tan difícil aprender la labor parlamentaria. Lo que se requiere es capacidad, si no miren a la señora Montenegro o a la señora Choquehuanca, que con tanta solvencia y objetividad realizan su trabajo. ¿Cuál es la experiencia que Vitocho quiere trasladar a los novatos? ¿Cómo hacerse de la vista gorda cuando le conviene? ¿Y Mulder que quiere enseñar? ¿quien brama más rinde mejor? ¿las mejores movidas para sacarle la vuelta a la ley? o ¿cómo convertir en constitucional el recorte a la libertad de expresión y las facultades presidenciales? No gracias, prefiero mil veces un novato capaz que un viejo mañoso.

 

Quien busca… encuentra, y éstos se lo ganaron a pulso. Su tremenda indiferencia, su torpeza, su pobre nivel intelectual y ético sumado a modales de mercado dieron fruto y no fue Vizcarra sino el propio Congreso, el que nos quitó la posibilidad de contar con un Senado. Por algo será… quizá solo hubiéramos conseguido más de lo mismo y por partida doble. No gracias, me quedo con lo que hay y ojalá un parlamento renovado, preparado, inteligente, y sabiamente elegido, nos permita a futuro, contar con una verdadera reforma política.

 

   Lourdes Calderón

Abogada y Entrometida