¡Se lo dijimos Señor Kuczynski!

Lourdes Calderón
Abogada y Entrometida

Con esta boca de bruja que Dios me dio, le vaticino y con miedo: FP tiene intenciones de hacerlo pasar por incapaz.”  Octubre de 2016: http://www.sinpenanigloria.com/431362230

¿Y ahora señor Presidente? ¿Cómo arregla este arroz con mango? ¿No le dijimos que tuviera cuidado y que tenía que ponerse mosca, buscar buenos asesores y que si no reaccionaba se lo comían con zapatos y todo y de paso a nosotros? Le dimos nuestra confianza, nuestro respaldo. Qué decepción y lástima, porque debe ser muy triste borrar de un plumazo una carrera tan brillante y quedarse con el apelativo del presidente que le mintió al Perú… ¡aunque eso no sea cierto!  

De más está explicar que el artículo 126 de la Constitución sí le permitía como ministro, ser accionista y recibir dividendos; que dichos dividendos se percibieron cuando el escándalo Lava Jato no se conocía; que, en el Derecho Corporativo, la figura de la muralla china, permite a los funcionarios públicos tener empresas siempre y cuando ni intervengan ni conozcan de sus actividades. Todo eso que usted ha explicado tan mal, ha confundido más  a la gente tanto en su mensaje a la Nación como en la trágica entrevista del domingo pasado. Eso no ha hecho sino inclinar la balanza y al parecer,  la suerte está echada para usted y para nosotros. A usted no lo botan por mentiroso, lo botan por flemático.

¿Cómo ha podido ser tan poco diligente? ¿No le dijimos que se enfrentaba con buitres que querían su carroña? ¿Qué lectura tiene de lo que pasa? ¡Usted no está en Inglaterra o Estados Unidos! ¡Está en el Perú! Donde la política es Fujimori, Alan y Humala. Le pedimos que aterrizara, pero no, usted siguió en sus trece y ahora todo el país está a punto de caer en las manos de la dictadura de un Parlamento, que, lo vuelvo a vaticinar, si por decanto llega a tener la Presidencia provisional… ¡la convertirá en permanente!

Yo no lo voy a defender ahora, señor Kuczynski, le voy a exigir que solucione el problema en que nos ha metido por impericia, por terco y por dárselas de Belaúnde, quien además de honesto, era un político y orador de primera, dotes de las que usted carece. Usted tiene las armas para defenderse porque no estaba impedido de recibir dividendos como ministro; porque en esa época, no se sabía nada de los entuertos de Odebrecht, porque esta empresa basura, ha reconocido que los pagos efectuados a First Capital fueron lícitos y a valor de mercado. Ahora, usted tiene que demostrar que, se limitó a seguir el consejo de sus abogados en ese sentido, y que no tenía por qué dudar de ellos. Usted, tiene que mostrar todos sus estados bancarios donde se acredite que los cuatro millones de First Capital nunca ingresaron a sus cuentas; tiene que conseguir que Sepúlveda explique que era el único encargado de los negocios y por qué era mucho más conveniente, legal, tributaria, o corporativamente hacerlos a través de esta empresa. Y lo más importante: usted tiene que reafirmar con convicción y certeza que Barata dijo que usted era “una piedra en el zapato” para ellos, y explicar por qué se tenía esa impresión de usted. Ahora, tiene que demostrar que es inocente señor Kuczynski...  pero no lo haga solo, lleve a un buen abogado y político, a un orador… Flores Aráoz, Ferrero Costa, Borea Odría…¡qué se yo!

Lo van a dejar de incapaz moral solo porque se contradijo, cuando en el fondo no ha cometido ilícito. Lo tildan de mentiroso. Yo lo tildo de medroso, frente a un fujimorismo que podía llevarlo a la horca ante la más mínima equivocación … ¡le faltó reacción Señor Presidente! Se lo dijimos varios, que disolviera el Congreso a la primera de bastos… siguiendo el cauce constitucional como ahora le enrostran los fujiadictos... pero no nos hizo caso. Su arritmia política, su ceguera y su tozudez, son las verdaderas razones por las que no merecerá seguir sentado en el Sillón de Pizarro, salvo que un milagro llamado Gilbert Violeta, a quien usted obvió, convenza y consiga voltearle la torta al Fujimorismo en el Congreso. Usted quiso cambiar la cara de la política peruana, y se creyó su cirujano plástico cuando debió dejar ese espacio al partido que lo llevó al poder. Así se hace política señor Presidente. Ahora,  irónicamente, ese partido al que no escuchó  debe estar sudando la gota gorda para salvarle el pellejo.

Señor Presidente, apelando a su innegable capacidad, le pido en nombre de todos los que aún tenemos un hálito de esperanza en usted, que su defensa del jueves sea impecable y que no nos deje en las manos del movimiento político más corrupto de la historia del Perú y que solo ha estado esperando este momento para cobrarle su triste derrota en las elecciones presidenciales y hacerse de un poder que el pueblo no le ha dado.

Eso sí Señora Keiko Fujimori: Con esta boca de bruja que Dios me dio, le vaticino y con gusto: pase lo que pase…usted nunca será Presidenta del Perú.

LC.