Cuando Los Abogados Se Equivocan: El Triste Final De Los Humala-Heredia

Lourdes Calderón
Abogada y Entrometida

Orabunt Causas Melius es la inscripción que los abogados tenemos en nuestra medalla, sin la cual no podemos litigar. Significa: defenderás tus causas lo mejor que puedas. (1) En el Perú, parece que el correcto ejercicio de la profesión depende de la necesidad del defendido y la billetera del defensor. La pareja delincuencial Humala-Heredia, formó un partido político por el que se canalizaron millones de dólares de la corrupción brasileña, y la mejor defensa que sus abogados encontraron fue insistir en que tanto el Ministerio Público como el juez Concepción estaban errados , a sabiendas de los precedentes jurisprudenciales que aceptan la prisión preventiva basados en la historia personal y procesal de los imputados, tal y como lo demostré en artículo anterior. A pesar de ello , lejos de prever un resultado adverso , proteger a sus clientes y planificar adecuadamente los pasos a seguir , los abogados de los Humala-Heredia con argumentos más políticos que jurídicos hicieron uso de convenientes interpretaciones y estrategias efectistas  y mediáticas , irresponsables y fallidas por lo que además… reciben sus honorarios.  

La pantomímica entrega de los pasaportes en plena audiencia e irse corriendo a la cárcel apenas conocida la medida de prisión preventiva, sin esperar su notificación, (que bien podía estar viciada o incursa en alguna informalidad que permitiera algún recurso para alargar la libertad de los imputados) es la estupidez más grande que he visto. Esta es la absurda estrategia que la parejita, mal asesorada, pensó le serviría no solo para salir bien librada en segunda instancia y en tiempo récord, sino además, como inigualable oportunidad para explotar políticamente su victimización. ¡Ya se imaginarán los discursitos que Humala y Heredia nos hubieran regalado!: “Triste y fría prisión que nos alejó de nuestros hijos e hizo llorar a nuestras madres injustamente. Pueblo peruano, ha quedado demostrado que quieren desaparecer a los únicos que defendimos a los pobres del Perú, gracias a Dios y a ustedes, finalmente se hizo justicia” y blablablablabla.

¿Y ahora? Dicen que Humala está escribiendo un libro en Barbadillo. ¿Cómo se titulará ?  ¿De Asesino a Presidente, o, Confesiones de un Saco Largo? ¿Y la señora Heredia? Toda humildita ella, sacó del closet su disfraz de mujer de pueblo, lo que ha valido más críticas que su portada en Cosas , simplemente , porque ya no le va.  Ahora, las únicas fotos de portada que le favorecen  son las de su registro de ingreso al INPE.

Volviendo a los colegas. Señores Pedraza, Gastañadui y Otárola ¿qué hacen ustedes saliendo a decir que sus clientes están tranquilos? ¿Se están burlando de la inteligencia de la gente o la derrota les afectó el cerebro? ¿O es que sus clientes son masoquistas? Eso es puro discurso político y deben dejárselo a quien corresponda. Ustedes como abogados se centran en el proceso y punto. Miren lo que le han hecho a sus clientes por estarse metiendo en lo que no deben ni pueden , en lugar de hacer mejor su trabajo. ¿Qué es eso de salir a declarar que la mayoría de los ilustres penalistas está en desacuerdo con la resolución de la Superior? ¿Esos ilustrísimos han estudiado el expediente por ustedes? ¿ Acaso ellos no tienen clientes a los que les afecta esta decisión? ¿Son los infalibles non plus ultra del Derecho Penal o la mismísima jurisprudencia viva? ¿Cómo está eso de que el Poder Judicial ha recibido presiones? ¿Qué presiones? ¿De quién? Que yo sepa Duberlí Rodríguez es de izquierda y por ese lado el fujimorismo está muerto. ¿Presiones del gobierno? ¿En qué le beneficia tener presos a Bonnie y Clyde? ¿Para subir en las encuestas por justiciero? ¡Por favor! ¡Un poco más de respeto por las instituciones! ¡Pruebas! ¿O es que ya se olvidaron de sus clases de Derecho?

Miren señores, en este caso particular, y me lo he leído completito, el fallo confirmatorio es claro, bien argumentado e incluso le corrige la plana a Concepción Carhuancho precisando que el delito es de Lavado de Activos AGRAVADO.  Por ética, ustedes como abogados defensores, no se deben meter en los asuntos políticos de sus clientes. Su labor es pura y estrictamente profesional: reducir el impacto de la sanción o eximir a su cliente de ella, si es inocente.  Resulta patético verlos defender su posición basándose en las opiniones de los Nakasaki, Gates y Palacios. ¿Y Avelino Guillén? ¿Y Wilmer Medina que por ser aprista no deja de ser un excelente abogado, más aún cuando este fallo podría perjudicar a su principal cliente Alan García? Ellos, como muchos, que opinan lo contrario, qué cosa son… ¿verdura? ¡No pues! No confundan a la opinión pública y menos aún a sus clientes, para justificar que se equivocaron en sus cálculos, y dejen de  fungir de voceros políticos, de un par de improvisados que jugaron al poder en las grandes ligas y salieron más quemados que el edificio Nicolini. Regla número uno de la abogacía: dile siempre la verdad a tu cliente. Regla número dos: no le vendas falsas expectativas . Regla número tres: el caso es tu mundo… lo demás no te incumbe ni te sirve. 

Finalmente, como dice el dicho: zapatero a tus zapatos. EL Capitán Carlos y La Señora Godiva debieron quedarse el uno, en sus cuarteles y la otra, comprando en Gamarra. Eso estaba mejor que perder la libertad, angustiar a sus padres y malograr la vida de sus hijos. ¿Valió la pena? Ahora tendrán que sufrir el largo castigo de la reclusión, porque como abogada les predigo: de la cárcel, ya no salen.

LC.

(1) Por error detectado por un entrañable amigo y colega, el texto original decía: "Sólo defenderás las causas justas". El cambio obligó a reformular alguna redacción, más no el contenido.