AUNQUE KEIKO SE VISTA DE SEDA... FUJIMORI SE QUEDA

Lourdes Calderón
Abogada y Entrometida

Primero, el nombramiento del cuestionado Walter Gutiérrez, como Defensor del Pueblo, aliado natural del APRA y entenado del fujimorismo; luego, el nombramiento de Víctor Shiguiyama, cercano asesor de Fuerza Popular, como Superintendente de la SUNAT y, finalmente, el cabezazo que le han metido a Yeni Vilcatoma para obstruir, sí señor, obstruir su proyecto para crear la Procuraduría autónoma, entidad que tiene como misión fundamental luchar contra la corrupción.

¿Se acuerdan que les dije que cuando PPK se juntó con Alan en su casa, era porque ya lo estaban arrinconando los tentáculos del narcotráfico y que nadie mejor para asesorarlo?  Háganme caso que ojo de loca no se equivoca: PPK ha escuchado los consejos, está cediendo a la presión de Keiko y ha tenido que negociar puestos claves del gobierno para que lo dejen  trabajar.

Resulta que el proyecto con el cual se pretende bombardear a Vilcatoma, fue redactado por Osías Ramírez, nada menos que el hermano del investigadísimo aportante a la campaña de Keiko Fujimori, Joaquín Ramírez, sospechoso de lavado de activos provenientes del narcotráfico. El proyecto original pretendía que los funcionarios de las procuradurías de Lavado de Activos, Terrorismo y Crimen Organizado sean nombrados, nada más ni nada menos que… por Walter Gutiérrez, flamante ¿qué? Defensor del Pueblo.

Miguel Torres, quien boicoteó la cesión de la comisión de fiscalización presidida por Vilcatoma sentándose en la agenda establecida, fundó el almacén Alinsa y traspasó sus acciones a los hermanos Fujimori. La construcción de la nave del inmueble, se pagó con dinero metido en un frigobar, negándose la pagadora a revelar a nombre de la empresa a facturar, a pesar de la exigencia del constructor. ¿Por qué será que el nuevo Superintendente de la SUNAT es fujimorista? A través de la SUNAT es que se conocen los indicios de lavado de activos. A través de la SUNAT, se controlan las aduanas de la república. ¿Tengo que decir más?

Keiko Fujimori no quiere que se investigue a sus colaboradores. Está copando todas las esferas del poder que entorpezcan las actividades de sus compinches. Está presionando al gobierno y feo. Alerta roja señores, la careta no resistió más, se rompió en la cara de un fujimorismo que nunca cambia, ése cuyos modos conciliadores y relajados eran, son y serán… falsos. Aunque Keiko se vista de seda, Fujimori se queda.

Yeni  Vilcatoma… ¿qué michi haces con esa gente? Dicen que quien con niños se acuesta, mojado amanece. ¿Vas a esperar que te boten de la banda? Keiko está que trina, no resiste que te le hayas rebelado. No necesitas hablar, esta historia la conocemos de memoria. Salió corregida y aumentada la sucesora, no quiere que le malogres la jugada, si renuncias le harás un favor al país, porque contigo se van varios de la bancada y le quitarás el poder a esa inmunda, cada vez más inmunda organización, que quiere utilizarlo para hacer lo que se le de la gana. Si te consideras una mujer de palabra, hónrala antes que sea demasiado tarde. Te van a embarrar, tenlo por seguro.

Y ahora ¿qué van a decir los fujilovers? ¿Que el odio nos mueve? No es odio, es la impotencia de saber que aún tenemos cáncer, y peor aún, de comprobar que hay muchos peruanos que siguen creyendo que ese cáncer está curado.

Los peruanos tenemos que seguir alertas, no podemos cejar en este esfuerzo porque el Perú se logre. Cada quién en su trinchera, pero sin bajar las manos ni taparse los ojos. No es odio ni berrinche, ni hígado ni veneno, es la indignación que todavía sentimos los peruanos de bien. FUJIMORI NUNCA… PERO... ¡NUNCA MÁS!

LC.